Soluciones para el error 401 rápidas y sencillas para arreglarlo en menos de 1 minuto

error-401

Errores. Si hay algo que no quieres que tenga tu página web son errores.

Y tampoco quieres encontrarlos mientras navegas por otras.

Por desgracia, es imposible no toparse con ellos y, para ayudarte cuando aparezcan, hoy te desgranamos uno de los más comunes: el error 401.

Cómo se soluciona, por qué aparece y toda la información que necesitas para librarte de él rápido y fácil.

¡Al lío!

¿Qué es el error 401?

Por si no lo sabes, los códigos de error que comienzan por el número 4 (como el 404 o el 400) significan que el problema está en el lado del cliente.

Y ahora que sabes esto te preguntarás, “¿qué error puedo haber cometido?” Todo indica que te has equivocado al introducir tu usuario y/o contraseña.

O dicho con otras palabras, el error 401 se muestra cuando intentas acceder a una web que pide credenciales y no son correctas.

Así que podríamos decir que es una variación del error 403.

Cómo solucionar el error 401

¿No puedes acceder a tu página favorita porque el navegador muestra este código? Estás son las acciones que puedes llevar acabo para solucionarlo.

1. Revisa tus credenciales

Como te hemos contado, el error 401 significa que el servidor no reconoce tu usuario, así que lo primero es asegurarte que has introducido los datos correctos.

Ten en cuenta que en muchas ocasiones, la página es capaz de distinguir entre mayúsculas y minúsculas y esa tontería puede ser al causante de todo.

Eso, o que te haya “bailado” un carácter.

Sea por lo que sea, puede que solucionar el problema sea tan sencillo como volver a escribir tus credenciales y asegurarte que son correctas.

2. La dirección está mal escrita

Antes hemos visto que el error 403 y este son muy parecidos. De hecho, podríamos decir que es lo mismo solo que el 401 está más acotado (porque te dice qué esta mal).

Y al igual que ocurre con su “primo”, el motivo de obtener este código puede estar en la URL.

Así que al igual que con tus credenciales, dale un repaso y asegúrate que es correcta.

Es un error tonto, pero te sorprendería lo común que es. 😉

3. Limpia la caché y las cookies

¿Y qué son la caché y las cookies? Pues algo tan sencillo como trozos de información que las páginas almacenan en tu navegador para recordar información.

¿Y por qué algo así puede provocar un error 401? Fácil, porque si los datos que almacenan son los de tu usuario y luego los cambias o se corrompen, cuando la web los lee no son correctos.

Por eso, después de comprobar que el error no es debido a los puntos anteriores, nuestro consejo es que borres la caché y las cookies.

4. Sal y vuelve a entrar

Ahora que tienes las cookies y la caché borradas, si consigues entrar sin problema, es interesante que cierres tu sesión y la vuelvas a iniciar.

De esta manera, fuerzas a la web a que se quede con la información correcta y de paso, te sirve para asegurarte que el problema se ha solucionado.

5. Ojo a las extensiones

¿Usas este tipo de añadidos para el navegador y el código aparece después de haber instalado una? Eso es una señal de que puede ser la causa.

¿Utilizas las mismas extensiones de siempre y antes no había problemas? En este caso sería interesante comprobar si se actualizado alguna.

Si es así, puede que haya algún conflicto entre la web y la extensión.

Cómo solucionar el error 401 si eres el administrador de la web

Aunque como te hemos contado, el error 401 está relacionado con el cliente, eso no significa que en realidad sea tu web la culpable.

Por eso, también queremos mostrarte cómo repararlo desde el otro lado.

1. Revisa la configuración del servidor

En cualquier servicio de hosting de calidad que se precie, encontrarás uno o varios archivos para ajustar el servidor a tu gusto.

¿Qué ocurre? Que en ocasiones, la configuración puede hacer que los usuarios reciban un error 401 y, por mucho que hagan los pasos anteriores, nada cambie.

Por eso, si recibes varias quejas de gente con el mismo problema, es una buena idea revisar la configuración del servidor.

2. ¿Has instalado un plugin hace poco?

La idea es la misma que con las extensiones del navegador.

Si todo empieza a raíz de añadir un plugin a tu WordPress (que aquí te enseñamos a instalarlo) lo mejor es desactivarlo y comprobar si se soluciona.

Y lo mismo ocurre si se trata de una actualización y la nueva versión no es compatible.

Por este motivo, siempre aconsejamos que hagas una copia de seguridad antes de actualizar algo en tu WordPress.

3. Échale un vistazo al log

¿Y qué es un log? Algo que te aliviará muchos dolores de cabeza. 😉

En resumen, se trata de un archivo que se almacena en el servidor y que registra todo lo que ocurre en él.

Podríamos decir que es algo así como la caja negra de un avión.

El tema está en que ahí tienes información que puede indicarte dónde está el fallo y, si tienes suerte, hasta por qué sucede.

4. Habla con tu proveeedor de hosting

Nosotros lo hemos puesto como último recurso pero, si no quieres perder mucho tiempo, puedes optar por esto como primera opción.

Si alojas tu web en uno de calidad, seguro que su servicio técnico está encantado de ayudarte con tu problema y lo resuelven en un periquete.

Además, si te dicen que todo está correcto, ya puedes tener la tranquilidad de que el problema lo tienen las visitas y no tu página.

Así se lidia con el error 401, ¿cómo lo haces tú?

Como ves, no hay motivo para entrar en pánico ante el error 401 porque sus soluciones están al alcance de cualquiera.

Eso sí, nosotros te hemos dado las más comunes, pero no significan que sean las únicas…

¿Conoces otros sistemas para librarte de él? ¿Quieres añadir más información? Baja hasta los comentarios y déjanoslo por escrito.

¡O cuéntanos cómo fue tu experiencia para eliminarlo de tu web! Mientras no te vayas sin comentar, a nosotros nos vale. 😉

Otro error muy común es el error 500, donde te explicamos cómo solucionarlo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *